Entrar/Registro  
INICIO ENGLISH
 
Ginecología y Obstetricia de México
   
MENÚ

Contenido por año, Vol. y Num.

Índice de este artículo

Información General

Instrucciones para Autores

Mensajes al Editor

Directorio






>Revistas >Ginecología y Obstetricia de México >Año 2009, No. 03



Guías de práctica clínica 2008. Colegio Mexicano de Especialistas en Ginecología y Obstetricia
Ginecol Obstet Mex 2009; 77 (03)

Idioma: Español
Referencias bibliográficas: 77
Paginas: 47-86
Archivo PDF: 316.99 Kb.

[Texto completo - PDF]

RESUMEN

Objetivo: mejorar la atención prenatal en adolescentes embarazadas mediante instrumentos clínicos que permitan calificar y cuantificar sus riesgos específicos maternos, perinatales e infantiles.
Material y métodos: se conformó un grupo de expertos para seleccionar los temas de interés bajo el formato de pregunta clínica estructurada. Se seleccionaron las palabras clave o MeSH, se consultaron las bases de datos electrónicas (PubMed, Ovid, Cochrane, TripDatabase, SUMSearch) para identificar las fuentes de información primaria y secundaria, en estas últimas se restringió la búsqueda a documentos emitidos del 2005 a la fecha. No se limitó la búsqueda para las fuentes de información primaria. Se seleccionaron aquellas que señalaran explícitamente la población de adolescentes embarazadas y que tuvieran accesibles los indicadores de riesgo para su evaluación, en los temas de pruebas psicológicas, antropometría, diagnóstico prenatal, preeclampsia y colonización genital por clamidia y micoplasma.
Resultados: la interacción de madres adolescentes con su hijo correlaciona con el apoyo familiar (r=0,41) y de red (r=0.44); el apego materno-infantil no se asocia con el maltrato infantil (RR=1.00, IC95=0.99-1.01). La antropometría estandarizada de madres adolescentes contiene indicadores de riesgo perinatal (RR=1.9, IC95 =1.2-2.9). Ciertos defectos congénitos se presentan con más frecuencia en hijos de adolescentes, los principales son gastrosquisis (OR=7.18, IC95 =4.39-11.75), onfalocele (OR=2.08, IC95 =1.39-3.21), labio hendido (OR=1.88, IC95 =1.30-2.73) y anencefalia (OR=1.81, IC95=1.30-2.52); las tasas anuales del síndrome de Down se incrementan gradualmente con menor edad (el riesgo a los 15 años es similar a los 30 años). La frecuencia de preeclampsia es diferente para cada población. Los programas integrales de control prenatal dirigidos a adolescentes reducen en 41% la frecuencia de hipertensión inducida por el embarazo. La colonización genital por clamidia en adolescentes embarazadas tiende a incrementarse en casi el doble (RR=1.94, IC95=0.97-3.89), al parecer por falta de uso del condón (OR=4.69, IC95=2.27-9.68); si sus parejas son de edad mayor (≥2 años) tienen más frecuencia de colonización (OR=4.03, IC95 1.08-13.81) y más probabilidad de que sus parejas tengan relaciones con otra(s) mujer(es) (OR=2.22, IC95 =1.04-4.75). Esta colonización por clamidia se asocia con endometritis (RR 2.47, IC95 = 1.13-5.40) y fiebre neonatal, con evidencia favorable a la intervención terapéutica (NNT 7). En adolescentes embarazadas se registra una colonización genital por micoplasmas del 81 al 90%; no está claro su significado clínico.
Conclusiones: la evidencia obtenida de las fuentes primeras es limitada y más aún en las secundarias. Si bien las políticas de salud se orientan hacia la prevención del embarazo en la adolescente, en opinión de los autores es insuficiente el interés de las políticas sanitarias y de los trabajadores de la salud, una vez que ésta se embaraza. Sin embargo, la evidencia es suficiente para señalar que existe una diferencia en el entorno biológico y social de lo que ocurre en las mujeres de otras edades. Esto se muestra por la efectividad de algunas intervenciones reportadas en la bibliografía.


Palabras clave: Sin palabras Clave


>Revistas >Ginecología y Obstetricia de México >Año2009, No. 03
 
 Buscar   Avanzada 


· Indice de Publicaciones 
· ligas de Interes 
       
Derechos Resevados 2007