Ginecología y Obstetricia de México
   
MENÚ

Contenido por año, Vol. y Num.

Índice de este artículo

Información General

Instrucciones para Autores

Mensajes al Editor

Directorio






>Revistas >Ginecología y Obstetricia de México >Año2009, No. 09


Ibarra CV, Lira PJ
Guías de práctica clinica. Diagnóstico y tratamiento de la hemorragia uterina disfuncional
Ginecol Obstet Mex 2009; 77 (09)

Idioma: Español
Referencias bibliográficas: 23
Paginas: 231-251
Archivo PDF: 316.62 Kb.

[Texto completo - PDF]

FRAGMENTO

Objetivo: revisar la metodología diagnóstica de la hemorragia uterina disfuncional y emitir recomendaciones en relación con su tratamiento.
Material y métodos: se integró un grupo de expertos para seleccionar los temas de interés, bajo el formato de pregunta clínica estructurada. Se identificaron las palabras clave o MeSH, se consultaron bases de datos electrónicas (PubMed, Ovid, Cochrane, TripDatabasey SUMSearch) para ubicar las fuentes de información primaria y secundaria. En estas últimas la búsqueda se restringió a documentos emitidos del 2003 a la fecha, no se limitó la búsqueda a fuentes de información primaria. Se seleccionaron las que señalaran explícitamente a la población en edad reproductiva o adulta (de 19 a 44 años de edad, según MeSH) y que cursaran con hemorragia uterina de origen disfuncional o anovulatorio, se excluyeron los documentos sin mención del origen o que éste fuera orgánico.
Resultados: la hemorragia uterina disfuncional o anovulatoria es la principal causa de hemorragia en la mujer adulta; su diagnóstico es de exclusión, por lo cual deberá descartarse inicialmente alguna afección orgánica. En las mujeres con más de 40 años de edad deberá buscarse intencionadamente alguna lesión premaligna o maligna. Por debajo de esta edad es más común la causa benigna. La biopsia endometrial tiene su mejor indicación en las pacientes sin respuesta al tratamiento farmacológico inicial. El ultrasonido transvaginal es útil en la evaluación inicial. La histeroscopia de consultorio se limita a los casos positivos o dudosos. Es limitada la evidencia que señala la ventaja de sonohisterografía para la detección de enfermedad uterina cuando se compara con el ultrasonido transvaginal. El tratamiento es médico e incluye anticonceptivos orales combinados, progestinas y antiinflamatorios no esteroides. Se carece de pruebas suficientes para afirmar que los anticonceptivos orales combinados, solos o comparados con otros tratamientos (antiinflamatorios no esteroides, danazol, dispositivo impregnado con levonorgestrel o DIU-IL), sean benéficos para la mujer con hemorragia uterina disfuncional. Para las mujeres que tienen satisfecho su deseo reproductivo y en las que se han utilizado las diferentes opciones terapéuticas (médicas o quirúrgicas) sin respuesta satisfactoria a su problema, la histerectomía representa la mejor opción porque es curativa y mejora la calidad de vida, aunque su riesgo de complicaciones sea mayor.
Conclusiones: a pesar de ser una condición frecuente en la consulta ginecológica, la evidencia obtenida en relación con el diagnóstico y tratamiento del sangrado uterino disfuncional se basa en consensos y escasos estudios controlados.


Palabras clave: Sin palabras Clave





>Revistas >Ginecología y Obstetricia de México >Año2009, No. 09
 
 Buscar   Avanzada 


· Indice de Publicaciones 
· ligas de Interes 
       
Derechos Resevados 2007