Revista Mexicana de Anestesiología
   
MENÚ

Contenido por año, Vol. y Num.

Índice de este artículo

Información General

Instrucciones para Autores

Mensajes al Editor

Directorio






>Revistas >Revista Mexicana de Anestesiología >Año2011, No. 3


Barajas R, Camarena J, Castellanos A, Castilleros OA, Castorena G, De Anda D, Hernández M, López G, López V, Oliveros Y, Ramírez R, Rendón ME, Romo A, Velarde J, Yáñez J
Determinación de la incidencia de la parálisis residual postanestésica con el uso de agentes bloqueadores neuromusculares en México
Rev Mex Anest 2011; 34 (3)

Idioma: Español
Referencias bibliográficas: 25
Paginas: 181-188
Archivo PDF: 101.28 Kb.

[Texto completo - PDF]

RESUMEN

Se denomina parálisis residual postanestésica a la condición clínica determinada por la persistencia de los efectos farmacológicos de los agentes bloqueadores neuromusculares no despolarizantes después de un procedimiento anestésico. Justificación: La parálisis residual neuromuscular en la Unidad de Cuidados Postanestésicos (UCPA) es un fenómeno que puede aumentar la morbilidad postoperatoria, con una incidencia que varía entre 0 y 93%. El impacto de la parálisis residual neuromuscular después de la cirugía ha sido poco estudiado; sin embargo, diversos estudios sugieren que los efectos residuales afectan negativamente la función respiratoria, deterioran los reflejos protectores de las vías respiratorias y producen síntomas desagradables por la debilidad muscular. Objetivos: La finalidad de este estudio fue evaluar la incidencia de parálisis residual neuromuscular en la UCPA de diferentes hospitales en México. Método: Fueron estudiados 822 pacientes sometidos a anestesia general con el uso de cisatracurio, rocuronio, vecuronio o atracurio. Después de la admisión en la UCPA se realizó la monitorización objetiva de la función neuromuscular con un estimulador de nervios periféricos (ENP) (aceleromiografía TOF-Watch). Se definió parálisis residual (según los estándares internacionales) a la presencia de una TOF ratio ‹ 0.9; medida en el aductor del pulgar de los pacientes. Resultados: Del total de 822 pacientes, 97 recibieron cisatracurio, 356 rocuronio, 237 vecuronio y 132 atracurio durante el procedimiento quirúrgico. Las características demográficas y la duración del procedimiento fueron comparables en todos los grupos. Haciendo el subanálisis dentro de cada grupo de agentes bloqueadores neuromusculares, el grupo de pacientes manejados con atracurio presentó una incidencia de parálisis residual de 13%, cisatracurio de 13%, vecuronio de 19% y rocuronio de 24%. Conclusiones: Se encontró evidencia de que al llegar los pacientes a la Unidad de Cuidados Postanestésicos UCPA, está presente la parálisis residual neuromuscular (PRNM), independiente del agente bloqueador neuromuscular utilizado. La incidencia general resultó ser de 19% de los pacientes; el grupo de pacientes que recibieron atracurio y cisatracurio presentaron una menor incidencia comparativamente a la presentada por la familia de agentes aminoesteroideos. La parálisis residual postanestésica continúa siendo un problema que persiste, tanto para los bloqueadores bencilisoquinoleínicos, como para los aminoesteroideos.


Palabras clave: Agentes bloqueadores neuromusculares, cisatracurio, rocuronio, vecuronio, atracurio, monitorización, aceleromiografía, parálisis residual neuromuscular, sala de recuperación postanestésica.





>Revistas >Revista Mexicana de Anestesiología >Año2011, No. 3
 
 Buscar   Avanzada 


· Indice de Publicaciones 
· ligas de Interes 
       
Derechos Resevados 2007