Acta Ortopédica Mexicana

López-Almejo L, Gutiérrez MI, Valdos PA, Molina MAR
Codo flotante tipo V con exposición tipo III A3 y lesión nerviosa. Tratamiento inicial y definitivo con técnica mínima invasiva. Reporte de un caso
Acta Ortop Mex 2010; 24 (4)

Idioma: Español
Referencias bibliográficas: 23
Paginas: 273-279
Archivo PDF: 394.16 Kb.

[Texto completo - PDF]

RESUMEN

Antecedentes: El aumento en la incidencia de accidentes de alta energía, hace que se presenten lesiones diversas en una misma extremidad, sobre todo en jóvenes. Stanitski y Micheli definieron al codo flotante, como una fractura de antebrazo más una fractura supracondílea ipsilateral. Su incidencia va de 3% a 13%, predominando las edades de 7 a 11 años, con relación 2:1 para el sexo masculino. Su mecanismo de lesión: caída de altura con hiperextensión del codo y dorsiflexión de la muñeca con pronación del antebrazo. Objetivo: Presentar el caso de un niño con codo flotante izquierdo tipo V expuesto, lesión severa de tejidos blandos, lesión de los nervios mediano y radial. Caso clínico: Masculino de 12 años, con peso 70 Kg y talla 170 cm, quien sufre caída de altura aproximada a 50 cm al jugar en patín en movimiento, presentando codo flotante tipo V. Manejado con doble esquema de antibióticos, cura descontaminadora y estabilización de las fracturas con mínima invasión, clavillos de Kirschner cruzados en codo, centromedular y retrógrado en radio y cúbito. Se inició rehabilitación temprana. Regresó a su actividad habitual al tercer mes, evaluado mediante la Escala DASH. La lesión nerviosa se clasificó como neuropraxia. Resultados: La piel cicatrizó a los 10 días. Se inició movilidad pasiva a la 2ª semana en codo y muñeca. Mostró consolidación ósea a los 35 días del radio-cúbito y a los 30 días del húmero. La lesión nerviosa tuvo buena evolución sin dejar secuela sensitiva o motora. Se observó mediante la Escala DASH adecuada evolución funcional, incorporándose el paciente al tercer mes a sus actividades habituales. No se presentó infección o síndrome compartimental. Conclusiones: El lavado temprano y adecuado de estas lesiones, es un factor importante para disminuir riesgos de infección. El método mínimo invasivo es el ideal en este tipo de lesiones en niños, es menos agresivo y preserva la integridad de los tejidos blandos. La rehabilitación temprana y el pronto manejo de la lesión nerviosa, es fundamental para el pronóstico funcional. La Escala DASH identifica la evolución funcional, es sencilla de elaborar y cómoda para el paciente.


Palabras clave: codo, fractura, lesión, neuropatía.